11 de abril de 2010

TENDERO

No comparto la general satisfacción producida por la faena de M. Tendero. A mi entender le sobró aceleración, le sobraron carreritas entre un pase y otro y le sobró esta gesticulación, fuera de la cara del toro, dirigiendose al público.

Mas allá del horrible uso de la espada (y no mejor del capote, que parece estorbarle) su faena no pasó de voluntariosa. Le hubieran dado una orejita si lo mata medio regular, pero el toro era de dos orejas.

Toda la corrida estuvo por encima de sus matadores, algunos tuvieron poca fuerza, pero no se comian a nadie y con la lidia adecuada podríamos haber visto una tarde mucho mas entretenida.

Quienes le digan al chaval que malogró un triunfo con la espada, lo están engañando. La verdad es que se dejó ir un toro de dos orejas en la feria de Sevilla. Y eso es grave!
(La foto es atención de PACO DIAZ).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No serán admitidos comentarios ofensivos, groseros ni con fines publicitarios.